Fuerzas derivadas


Por motivos prácticos es conveniente definir, además de las anteriores fuerzas fundamentales del anterior post, otras derivadas. Entre éstas destacan la fuerza elástica, las fuerzas de contacto y las fuerzas de rozamiento.

Cuando se deforma un sólido, las moléculas que lo componen varían ligeramente su configuración y adquieren cierta energía, pues en equilibrio estaban en la disposición de mínima energía. Este exceso de energía se traduce en una fuerza denominada elástica, y que en buena aproximación es proporcional a la deformación:
Fuerza elástica
 en donde k es una constante.

Como ya se ha mencionado en el ejemplo del balón del otro post de las fuerzas fundamentales, las fuerzas de contacto se deben a las interacciones entre moléculas cuando éstas se aproximan demasiado. En última instancia, son fuerzas eléctricas entre los electrones y los núcleos que componen los átomos (y moléculas).

En el siguiente post veremos las fuerzas rozamiento.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada