Calor Latente y Calor específico

Calor Latente

Los cambios de estado en las sustancias puras ocurren en condiciones definidas de presión y temperatura, en especial manera, fijadas las condiciones de presión, la temperatura de transición y las características de la sustancia en examen.

La cantidad de calor solicitada para producir la transición de fase por unidad de masa de sustancia es calor latente; hay por lo tanto calores latentes de fusión, de vaporización y de sublimación.

Si se lleva a ebullición agua en un recipiente abierto, a la presión de 1 atm, la temperatura no sube más allá de los 100 °C, independientemente de la cantidad de calor suministrado.

Calor Latente

El calor absorbido por el agua es el calor latente, que se consume para transformar el agua en vapor y es almacenado por tanto como energía en el vapor mismo; análogamente, si se calienta una mezcla de hielo y agua, la temperatura no varía hasta cuando el proceso de fusión del hielo no se completa porque el calor latente absorbido en este caso sirve para vencer las fuerzas que tienen unidas las partículas de hielo.

Calor específico

Se denomina calor específico de una sustancia la cantidad de calor necesario para elevar de 1ºk la temperatura de la unidad de masa; en relación a las condiciones de calefacción se distinguen respectivamente el calor específico a volumen y aquél a presión constante; en general los dos calores específicos dependen de la temperatura y, en el caso del agua, así como todas las sustancias irrefrenables, tienen valores más o menos iguales.

Calor específico



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada