Tipos de ondas

Antes de entrar en el estudio de las propiedades comunes a las ondas conviene clasificarlas. Existen varias clasificaciones posibles. Una primera clasificación, muy importante, responde al medio en que se propaga la onda. Hasta principios de siglo se pensaba que todas las ondas consistían en el movimiento de determinadas partículas, de manera que siempre era necesaria la presencia de un medio para su propagación. Evidentemente, se trataba de una visión mecanicista del universo. Ésta se desplomó cuando se descubrió que la luz (y en general todas las ondas electromagnéticas) se podía propagar en el vacío, no existiendo el medio que supuestamente la transportaba, el éter. Así, en una primera clasificación, las ondas pueden dividirse en dos categorías:
  • Las que no necesitan un medio material para propagarse. Éstas son las ondas electromagnéticas y las gravitatorias (que aún no han sido observadas experimentalmente).
  • Las que requieren un medio material para propagarse. A este tipo pertenece el resto de los fenómenos ondulatorios que observamos a nuestro alrededor, como el sonido, las olas en la superficie del agua y las vibraciones de una cuerda. Este tipo de ondas son el resultado del movimiento colectivo de muchísimas partículas.


Una segunda clasificación de las ondas se hace teniendo en cuenta su carácter longitudinal o transversal, relativo a la dirección de propagación:
  • En las ondas transversales, las oscilaciones se producen en alguna de las direcciones perpendiculares a la dirección de propagación. Entre éstas se encuentran las ondas producidas al sacudir verticalmente el extremo de una cuerda, pues en ellas las partículas vibran perpendiculares a la cuerda, que coincide con la dirección de propagación. Las ondas electromagnéticas también son transversales, ya que los campos eléctricos y magnéticos que las constituyen oscilan en el plano perpendicular a la dirección de propagación.
ondas transversales

  •  En las ondas longitudinales, las vibraciones de las partículas se producen en la dirección de propagación. Las ondas sonoras son el ejemplo más importante de ondas longitudinales. En ellas las partículas del medio se mueven hacia atrás y hacia adelante, con respecto a la dirección de propagación.

ondas longitudinales

Por último, podemos clasificar las ondas, según el número de dimensiones del espacio en el que se propagan, en los siguientes grupos:
  • Unidimensionales, como las vibraciones de una cuerda y la luz en una fibra óptica.
Unidimensionales, como las vibraciones de una cuerda y la luz en una fibra óptica

  • Bidimensionales. Las olas en la superficie de un líquido o las vibraciones de una membrana son ejemplos de este tipo de ondas.
  • Tridimensionales. La luz y el sonido ordinarios son fenómenos ondulatorios tridimensionales.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada