Fuerzas no conservativas



Hemos visto cómo las fuerzas constantes y las centrales son conservativas. Ellas incluyen a muchas de las fuerzas con las que nos encontramos, pero podemos preguntarnos de manera general qué fuerzas de las conocidas son conservativas y cuáles no lo son. Como veremos más adelante, se ha encontrado experimentalmente que para todas las fuerzas fundamentales (es decir, que no se pueden derivar de otras) conocidas hasta la fecha podemos definir una energía, de forma que en todo proceso la suma de las diversas energías sea constante. (De hecho, a escala microscópica fundamental es el concepto de energía el que está bien definido, lo que no siempre ocurre con el de fuerza.)

Macroscópicamente, sin embargo, las fuerzas de fricción no son conservativas. Esto se debe a que consideramos sólo parte del problema y no incluimos en él la energía que se desprende, en forma de calor, debida al rozamiento. Existen razones prácticas para no considerar dicha energía calorífica en muchas situaciones:

Es muy difícil de medir.
No nos es útil, debido a que es, en gran medida, irrecuperable.

No podemos, por ejemplo, recoger las vibraciones moleculares debidas a la fricción y hacer que un cuerpo se mueva. De aquí la importancia práctica del concepto de fuerza conservativa.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada