Fuerzas de rozamiento


Existen diversos tipos de fuerzas de rozamiento, entre las que destacan: las que se producen entre las superficies de dos objetos, las de rodadura y las que se generan cuando un cuerpo se mueve en el interior de un fluido.

Cuando un cuerpo está apoyado en una superficie, experimenta una fuerza de rozamiento, Fr, proporcional a la fuerza normal (es decir, perpendicular), N, entre ambos, debida en general al peso del cuerpo:
Fuerza de rozamiento
La constante de proporcionalidad recibe el nombre de coeficiente de rozamiento, se designa con el símbolo μ y depende de las características de las dos superficies involucradas. El rozamiento de los cuerpos es mayor cuando están en reposo que cuando están en movimiento relativo entre ambos. Por eso se utilizan dos coeficientes de rozamiento: uno estático y otro dinámico. La fuerza de rozamiento es siempre de sentido opuesto al del movimiento, lo que implica que nunca puede generar un movimiento. Si, por ejemplo, se tiene un objeto en reposo sobre el que actúa una fuerza menor que la fuerza nominal de rozamiento, éste no se mueve. La fuerza de rozamiento se ajusta para compensar a la otra y evitar el movimiento, no adquiere su valor nominal y no produce un movimiento en sentido contrario.


Cuando un objeto se mueve en el seno de un fluido, por ejemplo en el aire o en el agua, se produce un rozamiento debido a los choques con las moléculas del fluido. Dicho rozamiento es proporcional a la velocidad del objeto respecto al fluido, pues ella determina el número de moléculas con las que choca el objeto.


0 comentarios:

Publicar un comentario