Errores

Toda medida física está sujeta, en mayor o menor grado, a error. Éste puede deberse al método utilizado, a los instrumentos empleados o al propio experimentador. Podemos clasificar los errores en:

• Errores accidentales. Son debidos a fluctuaciones en las condiciones experimentales y a apreciaciones del experimentador. Pueden ser tanto por exceso como por defecto. Estos errores se compensan en gran medida cuando se realizan varias mediciones y se toma su media aritmética.
• Errores sistemáticos. Están producidos por un funcionamiento no adecuado del aparato o por el método de medida. Poseen siempre el mismo valor en magnitud y sentido.

Más adelante veremos cómo determinar en la práctica el error de una medida. Independientemente del tipo de error de que se trate, podemos distinguir dos conceptos de error:

• Error absoluto. Es la diferencia entre el valor medido y el valor verdadero. En la práctica no se suele conocer el valor verdadero, y el error absoluto nos indica los límites, alrededor del valor experimental obtenido, entre los que hay una gran probabilidad de que se encuentre el valor verdadero. El error absoluto posee las mismas dimensiones que la magnitud que se mide, y se representa por εa.
• Error relativo. Es el cociente entre el error absoluto y el valor de la media. Es una magnitud adimensional y se designa por εr. Se suele expresar en tanto por ciento.Una medida es tanto más precisa cuanto menor sea su error relativo.

Para una descripción adecuada de una magnitud, su valor v siempre ha de ir acompañado de su error correspondiente:


El error se expresa precedido del signo ± .

Es costumbre redondear el valor del error absoluto y utilizar sólo una cifra significativa, excepto cuando la primera cifra es 1; entonces pueden utilizarse dos cifras. La última cifra significativa que especificaremos de una magnitud será del mismo orden de magnitud que el error absoluto, o que su última cifra en caso de que tenga dos.


0 comentarios:

Publicar un comentario