Disolución de precipitados

Como ya sabemos, un precipitado está en equilibrio con una cantidad determinada de sus iones en disolución, aquella que permita su producto de solubilidad:


Este equilibrio se desplaza hacia la derecha y se disuelve el precipitado si por algún procedimiento disminuye la concentración de alguno de los iones en disolución.

Podemos distinguir dos causas de solubilización:
  • Que uno de los iones que proviene del precipitado forme un compuesto poco disociado.
  • Que se forme un ion complejo.
Formación de un compuesto poco disociado. Influencia de los ácidos

Los aniones de los ácidos débiles se comportan como bases de Brónsted; por tanto, en presencia de un ácido fuerte se combinan con el ion hidronio y forman un ácido poco disociado.

Por ejemplo, en el equilibrio:   

el ion C032-
De esta forma se disuelven carbonatos, sulfuros, fosfatos, etc. En el caso de los carbonatos se desprende C02, ya que el ácido carbónico, H2C03, que se forma es inestable y se descompone.


El agua de lluvia rica en acido carbonico disuelve el CaCO3 de los terrenos calizos.
El agua de lluvia rica en acido carbonico disuelve el CaCO3 de los terrenos calizos.

De manera análoga se disuelven los hidróxidos. Los grupos OH- reaccionan con el ion hidronio y forman agua, que se encuentra muy poco disociada:


 Los hidróxidos anfóteros insolubles, tales como el Zn(OH)2 o el Al(OH)3, también se pueden disolver en una base en exceso por formar un ion soluble con ella: 

Formación de un ion complejo

Algunos iones reaccionan con otros iones o con compuestos moleculares y dan lugar a agregados complejos de tipo iónico muy estables, conocidos como iones complejos. Esto le sucede al ion Ag+ con el amoníaco:

En el equilibrio: 

el ion Ag+: 

La formación del ion complejo diaminplata (1), Ag(NH3)2+, que es soluble, elimina Ag+ de la disolución; por ello, el precipitado de AgCl se disuelve en una disolución de amoníaco.
 


0 comentarios:

Publicar un comentario