Pares de oxidación-reducción

Las reacciones de oxidación-reducción, o reacciones redox, tienen lugar entre parejas de oxidantes y reductores. Al ganar electrones, un oxidante se transforma en su forma reducida y, análogamente, un reductor, al ceder electrones, se transforma en su forma oxidada.


La fuerza de un oxidante o reductor es relativa y depende de la especie con la que reacciona.

Un reductor tiene gran tendencia a ceder electrones, y su forma oxidada tiene poca tendencia a captarlos; por el contrario, un oxidante tiene gran tendencia a captar electrones, y su forma reducida tiene poca tendencia a cederlos.

Por ejemplo: los metales alcalinos son reductores muy enérgicos y sus formas oxidadas (sus iones positivos) son muy débiles. El F2, Cl2 y el 02 son oxidantes muy fuertes y sus formas reducidas F-, Cl- y O2- son muy débiles.
 
 
 


0 comentarios:

Publicar un comentario