Reacciones de segundo orden

Son aquellas en las que la velocidad es proporcional al producto de la concentración de dos reaccionantes o a la segunda potencia de uno de los reaccionantes. El ejemplo más sencillo es la reacción:

siendo
 
 
que es una ecuación de velocidad de segundo orden en que k es la constante de velocidad de segundo orden.

Si la reacción es:


la ecuación de velocidad de segundo orden es:

La forma integrada de la expresión de segundo orden es:

o

en donde [A 0] y [B0] son las concentraciones iniciales y [A] y [B], las concentraciones en el tiempo t.

Las constantes de velocidad de las reacciones de segundo orden tienen las dimensiones 1/concentración • tiempo, o M-1 • s-1.

Es importante observar que la reacción:

no es necesariamente de segundo orden en todas las circunstancias.

En ciertas condiciones, por ejemplo, cuando en la etapa que controla la velocidad del proceso no interviene B (aunque A y B desaparezcan a la misma velocidad), entonces la velocidad de reacción depende sólo de A y es de primer orden. Asimismo, incluso cuando en la velocidad del proceso intervienen tanto A como B, puede haber condiciones de reacción, por ejemplo, cuando la concentración de A es muy superior a la de B, en las que la velocidad sea proporcional a la concentración de uno solo de los reactivos y la cinética es de primer orden (se suelen llamar reacciones de pseudoprimer orden).

Las reacciones de tercer orden son aquellas cuya velocidad es proporcional al producto de tres términos de concentración. Son relativamente raras.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada