Propiedades de los sólidos iónicos

Las propiedades más importantes de los sólidos iónicos son las siguientes:
 
  • Tienen altos puntos de fusión y ebullición, debido a la fortaleza de las atracciones interiónicas, que requieren mucha energía para romperse. Son tanto más altos cuanto mayor sea la energía reticular; esto es, cuanto mayor sea la carga de sus iones y menor sea su volumen.




  • Son duros, aunque frágiles, puesto que un ligero desplazamiento en el cristal enfrenta iones de igual carga, lo que produce fuertes repulsiones y, como consecuencia de ellas, la ruptura del cristal.




  • En estado sólido no conducen la electricidad, ya que los electrones están fijos en los aniones. Sí la conducen si están disueltos o fundidos, puesto que los iones adquieren libertad de movimiento y pueden desplazarse atraídos por la carga contraria de un generador. Esta conducción no es por electrones, sino por iones y se denomina conducción electrolítica.


  • La mayoría de los compuestos iónicos son solubles en disolventes polares, como el agua. Cada ion del compuesto atrae al polo de carga opuesta del disolvente y forma con él unos pequeños enlaces, que liberan una energía llamada energía de solvatación {energía de hidratación, si el disolvente es el agua). En una primera aproximación, si estas energías de solvatación superan a la energía reticular del cristal, consiguen romper los enlaces de la red cristalina y el compuesto iónico se disuelve. Los iones quedan separados unos de otros y rodeados de las moléculas del disolvente.



0 comentarios:

Publicar un comentario