Ciclo de Born-Haber

Se utiliza el ciclo de Born-Haber para calcular la energía reticular partiendo de otros calores más fáciles de calcular experimentalmente.
Supongamos que queremos obtener


 
donde: q es el calor desprendido cuando se forma un mol de NaCl a partir de sus elementos constituyentes.
Lo primero que hay que hacer es transformar el Na(s) en Na+ (g); para ello sublimamos el sodio y, posteriormente, lo ionizamos:


donde:
Es = energía de sublimación;
Ei= energía de la primera ionización.

El cloro gaseoso también hay que transformarlo en ion Cl-. Primeramente hay que disociar las moléculas de cloro y, posteriormente, ionizar los átomos:


 
donde:
Ed= energía de disociación de un mol de Cl2;
EA= electroafinidad.

La reacción total es la suma de (2) y (3):


La energía desprendida en esta reacción, EA, no supera a las energías absorbidas, Es + Ei + 1/2 Ed, y, sin embargo, el ion Na+ y el ion Cl- se unen con gran avidez para formar NaCl. La explicación para que esto suceda es que se forme una red cristalina, con el consiguiente desprendimiento de la energía reticular, que compensa con creces todas las energías absorbidas.

Es decir:

La expresión (1) es la suma de las expresiones (4) y (5), por tanto:




En el ejemplo que estamos tratando, ΔEA e ΔEr son negativas. La suma de estas energías es mayor que la suma:

de manera que Δq es negativo.
en general, ΔEr compensa a todas las demás energías e Aq es negativo.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada